Más reciente

VON DER BIOETHIK ZUR BIOASTETHIK

Una novedad en nuestro sistema biológico de existencia es la renovación de nuestro chasis a golpe de quirófanos. En este campo se está jugando un interesante partido de razones y verdades, y aquí y hoy vamos a animar el cotarro para que rueden las cabezas.

Stanislaus Baden

Si una parte de cada hombre, como muestra de su masa, de sus sentidos, de su mente y en ultimo caso de su amor y de su Dios se transfiriera a otro, de iguales condiciones pero menor poderío, qué hombres podríamos construir desde sus naturalezas, pero ayudados por sus compatriotas de mejor naturaleza. Y algun dia este prodigio se llevara a cabo para mayor gloria de nuestras ideas.”

Si tuviéramos en cuenta, las más de las veces, todas las evidencias que tenemos a mano en los últimos tiempos para dar peso y coherencia a las más pusilánime tontería que se nos presenta, harían falta toneladas de hojas para desperdicio. Me refiero más sencillamente a que me asombra la cantidad de información y detalles imbecilescos que hay a mano. Y esto es emocionante para el articulista impostor que nos donó parte de lo que contamos. Y que si bien somos francos, no sabemos muy bien como encabezar, a quién meter o a quién sacar, etc… Pero de lo que queremos partir es de la idea de Stanislaus Baden en unos de sus compendios de Ética, o mejor bioética, en los que desde las alturas de la sabiduría tiene un visión de un hombre hecho con piezas de otros hombres para mejorarse y así, con unas piezas de unos y otros, en una especie de desguace humano, y de almas por supuesto, crear una raza nueva con repuestos de las viejas y conseguir el estatus de co-pantocrator de los cojones.

A mí la idea me encanta. Y a muchos de los pensadores científicos, bioéticos y demás carroña de archivo, también les pareció un nuevo camino a seguir en la medicina y la biología para prevenir más que curar, como reza el refranero, y optimizar esta  obra de dios para transformarla más en un supuesto paraíso cromosomático con las cañerias limpias. Sus ojos lo demuestran. Y para mi es de suponer que este hombre habría ya pensado en lo que se me viene a la cabeza.

1.Lo que se me viene a la cabeza…

El yo interior

Stanislaus no era ningún zoquete. Tenía en sus espaldas años y años de ejercer como forense aficcionado en casa, cuando no había nada que hacer. Y a lo largo de esos años, aprendió a distinguir cada fibra del cuerpo y cada detalle para lo que el se reservaba. No solo los hombres de dios debían ser mejorados para mayor gloria del hombre al convertise el coadjutor del altísimo, sino que las mujeres también debían de sufrir un retoque para estar a la altura de estos nuevos humanos artesanales. Sí.

Y en estos tiempos las tareas y capacidades de la mujer se reducian a ser objetos de deseo. Y más entre esta comunidad científica rayana con lo estético trasnochado en terminos de belleza, y todo ese morbo de estatuas desnudas que ilumina nuestra historia como un orto de esperanza. La idea de Stanislaus era la descabellada precursora de lo que hoy se conoce por cirujia estética. Pero para seguir en su linea de montar hombres y mujeres a piezas, no se refirió a inflar los bustos con implantes de silicona ni nada de eso, sino transplantar el pecho entero de una mujer a otra y luego unirlo de la manera más sutil a base de bordados de sutura.

Poca información hay sobre esto en los libros. Ni tan siquiera en sus diarios o actas ya que por aquellas fechas, iba Stanislaus perdiendo la gana de escribir notas después de mancharse las manos de sangre en su sótano. Pero de textos de amigos y cartas de colegas nos llegan oídas de que se cargó en el trayecto del intercambio de tetas a más de veinte sirvientas y doncellas. Por supuesto que este doctor murió sin ver consumado ni uno de sus experimentos. Pero ahora en el futuro nos llevamos una sorpresa.

2.-Nuestra era milagrosa.

En fin. Ahora no podemos mas que alegrarnos porque resulta que tenemos al alcance de casi cualquier bolsillo la capacidad de retocarnos a conciencia. No son solo maquillajes, protesis dentales o rayos uva. No. Son extracciones de huesos, implantes de diversos materiales bajo el pellejo; Remodelaciones dignas del Renacimiento de pómulos y narices y drenajes de sebo. Todo esto claramente como una manera de restauración de lo que previamente existe en ese cuerpo.

Doctor Vincen Cohen

Lo que ocurre es que la consumidora o consumidor de retoques, bajo la embriaguez de rozar con las yemas de los dedos el sueño de la belleza, está dispuesta a llegar más lejos. Y por el otro lado está nuestro escultor, que también quiere mejores remuneraciones y desafios. Y como vulgarmente proclamamos: se junta el hambre y la gana de comer. Acto seguido, en las fiestas de alta sociedad empieza a cundir el chismorreo de que un reputado doctor llamado Vincen Cohen tiene el don de la escultura de carne, ya perdido en la raza, debido a una mezcla de intelectualismo y estar en el momento justo a la hora exacta. Rumores que se van convirtiendo en una atractiva leyenda mitológica que pronto le permitirá tener a disposición un laboratorio propio para poner en marcha las mismas ideas de nuestro olvidado Stanislaus.

Este señor Cohen afirmaba que era posible el transplante total de pecho. No hacía falta correr los riesgos de los implantes ni de la cirujía reconstructora. Por un precio altruista, él cambiaba absolutamente toda la glandula desde casi la espalda. Pero el problema está en que no hay demasiadas donantes que estén dispuestas a que les extirpen el pecho, (aunque le ponen el desechado de la paciente totalmente gratis.)

3.- Conclusión

Realmente no tenia ningunas ganas de hablar de esta historia. Pero ya sabemos que las presiones son habituales en el ámbito de la síntesis para dar sentido,  y para mí en definitiva, el morbo que suscita, ya no esta hitoria de hoy en concreto, sino cualquier detalle que parezca salido de la intimidad ajena me trae totalmente al pairo. No obstante,   había documentos como fotos y nombres y detalles fuertes como para estar aqui leyendo infinitamente. Y como definitivamente este ya es el caso, resumo en unos puntos:

-Bajo fiestas de alcaloides, promesas de modelo y artimañas de esas que aun enganñan a determinados sectores de jovenes , el doctor Cohen rapidamene llenó una finca grande que le prestaron de candidatas a sus diferentes “castings”.

-Una de las primeras beneficiarias con éxito del robo mamario fue una tal Heather Thomas. Podemos verla luciendo carne ajena en la foto de la  izquierda. Consta en las fuentes que hubieron de morir al menos cuatro jovenes de entre 16 y 20 años hasta que consiguieron hacerse con el pecho propicio para que no hubiera rechazo.

-Sin llegar a ser un terrible escandalo, sí se extendió la moda entre un círculo de alta sociedad,  que aunque no llegaron todas a coserse el pecho entero de otra mujer, si aprovecharon para coger piezas de menor envergadura pero igualmente vitales para las víctimas.

Puffy nipples Jennifer Connelly

-Entre estas “piezas se encontraban huesos, ojos, órganos ya puestos y todo lo que el dotor Cohen pudiera aprovechar.

-El la foto de la derecha observamos a alguien que también participó de algunos retoques de: El Fidias de la carne.

Actualmente,  aunque la cirujía estética ha avanzado muchísimo, hay constancia de que en ciertos sectores se practica la mutilación y el asesinato por estética. Y con el dilema que nos detonaba hablar de esto creo que puede ser my confortable para todos los que sufren por la posmodernidad, saber que… quién sabe.

(Quiero añadir para mi compañero Carlos Aguado que aunque se esta una de las cosas más plasta te doy las gracias porque la mitad de este chorrazo es tuyo.)

Anuncios

WHAT A RUBBER SHARPENER!

Es bastante estomagante recordar a Elia Portobello por estas fechas, en mitad de la celebración de los ritos de Terpsícore. Descubramos por qué…

1.-Antecedentes.

En plena bajada del trip medieval, en los albores del Renacimiento, un extraño circulo de personas cercanas a los corrales de pensamiento de Venecia decidieron transhumar sus almas del redil católico hacia un renacimiento más y más trascendental de los movimientos gnosticos de siglos anteriores. Todo esto con la intención aquella primera y total de la iluminación exclusiva de unos pocos capaces. Los elegidos.

Como es tradición en fiestas paganas, reconvertidas por dirigentes cada vez más cool y modernos de las almas de rebaño, el enmascaramiento y el desorden se confunde con un caldo de cultivo para dar golpes terroristas a personajes que aunque hubieran escondido sus identidades no podian hacer lo mismo con sus panzas o muslos. Y mucho menos con sus articulaciones gotosas. Un dia de sol de invierno, en una taberna (localizacion motor del pensamiento), en mitad de la etapa de reflexión previa a la semana de dolores, Elia y Michael Praetorius discutian leyes de etica trascendental, muy del orden de la ciudad de Dios de nuestro querido S. Agustín, a la luz de la posibilidad de ensalzar a una de las musas que mas aireadas presumia sus vestimentas. Pero con ritualistica bien mezclada de santeria, culto, hermetismo, und bla…

Terpsicore

Toda esa suerte de epítetos plausibles para las meriendas en el bosque de matemáticos y monadólogos con permis de L.

Como era de esperar en esta época, cada uno de los intelectuales que se vió implicado se encargó de una parte del neoculto. Praetorius se encargaría de hacer danzas unas más de corte otras más burlescas para la tal musa. Una ex-religiosa se dedicaba a hilvanar salmos o canticos o rezos o cualquier cosa hecha con palabras para las meriendas. Para darles un aire solemne de ritual con himnos y plegarias exclusivos, propios y de caracter privilegiante. No apto para todos los ceporros.

Elia, que es hombre con intención de ayudar y perpetuarse en esta historia piensa y piensa en que arte podría él formar parte de la suprema cúpula creativa de la loggia puesta en marcha. Y estando en Venecia durante todo el año, despues de que sus compañeros de gilipolleces se marcharan a sus respectivos lares, decidió aprender el noble arte de la encuadernación veneciana y el papel y crear unas dos o tres copias intemporales del recopilatorio de cantos, dichos, partituras y demás que los adoradores de terpsícore creaban en extasis de feeee. Ummm. Ahhh.

2.-What a etcétera…

Siempre conectado con su firme propósito, en el anonimato y la discreción, Elia comienza a trabajar en el taller de encuadernación de Maese Lombardo. Bajo su dirección, el joven Elia se convierte poco a poco en un aprendiz aventajado por su estilo cruzado y su delicadeza a la hora de rematar ciertos aspectos que en otro momento solo hubiera hecho el abuelo Lombardo. Se gana la confianza de sus mentores y la de un público que con más asiduidad recuerda su nombre y sus trabajos como otra de las especialidades del taller. En este punto alzado de su carrera es cuando propone al viejo Lombardo hacer su propio ejemplar en los ratos libres de trabajo, pudiendo entonces andar por el taller a cualquier hora con total libertad y alegria, sin levantar sospechas y eliminando cualquier huella delatora de su ejemplar. Y así nacen los ocho ejemplares de Terpsícore, en cada uno de los cuales se supone se encerraba una cábala o significado mistérico solo descifrable por los iniciados.

Compendio Terpsícore

Cada uno del grupo, de los fundadores por supuesto recibió su ejemplar. todas las huellas destruidas y como resultado para el viejo Lombardo había diseñado un librito de cuentos sosos y pollescos que con pronto y estúpido ánimo regaló al mismo. Craso error. Lombardo no era ningun imbecil y sabía perfectamente que en todo ese tiempo y dedicación, en su taller, algo más gordo se había cocido. Y se propuso descubrirlo.

3.- Y lo descubrió.

En efecto. Husmeando por entre el taller, con su baston y sus estertores de tísico, como un perro de la guardia, noches y noches, fue juntando detalles y evidencias de diablobrujo con las cuales creó una teoria conspiradora política en la su Venecia di merda. Y desde entonces solo buscaba el momento de sorprender a Elia en una reunión o acto para ejecutarlo con ayuda de más jóvenes brazos de su partido. Que también lo tenía. Y poderoso.

Este revés del destino hizo que cuando para las fiestas de estas fechas, para ellos las de Terpsícore, se reunieran Praetorius, algunas damas de corte y una importante noble española, los secuaces de Lombardo les siguieran los pasos aquella noche oscura. Y previa orgia o lo que hicieran en los ritos, yo supongo que danzar, hubiera una herida mortal al fallar una flecha uno de los secuaces bien bebido de vino festejoso. y entre voces y prisas, con el pseudo-cadaver de la señora arrastrando se refugian en casa de algún conocido. Y allí se nos desangraba la mujer innombrable para los anales. Allí se desvaneció la española tumbada en una mesa sucia de estofado. Pobre…

Elia trabajando

Los recién estrenados libros caidos por la calle de piedra. Los reputados participadores del culto despavoridos por doquier. La española cadavérica . Elia interceptado por titiriteros de poco poder y cosido a navajazos por traidor y conspirador. Tan solo uno de estos seres se perdió silencioso y alcanzó un barco para perderse de alli con el traje aun húmedo de sangre. Y este fue Praetorius, que nosta que no volvió a pisar aquellos puentes nunca más y que fue el único que dejo vislumbrar el culto a Terpsícore.

Compuso su serie de danzas, como todos sabemos y entre ellas escondió algunas partituras que ahora tienen mejor explicación y sentido. Por cada uno de sus compañeros en aquel juego de brujas hay un leitmotiv no tan facilmente reconocible. Y cuentan los estudiosos de este hombre que hay algún mensaje escrito en clave por toda la obra. Y del libro sabemos que almenos él no perdió el suyo. Ni el de la muerta.

Y con insípida ternura, compuso una padovana para la muerta. solemne y con tufo de entierro. Para ayudar a esa alma a llegar a alguna parte en mitad del caos. Convertido en bardo para su compañera. Para ella y supongo para el bueno de Elia cuya estupidez de aventura de perpetuación por los siglos desastró el juego.

Al menos en cierto modo lo consiguió. Y por la parte que me toca, celebro el escándalo con sonrisa ancha. Y por el tema del sabor de boca que se me queda con esto. No puedo menos que coger aire y recordar la pavana. Para ti española muerta seas quien seas de esta historia. Porque para ti la hicieron……..

THE GRAY FLANNEL SUIT

Mansul Ab-Zaqqaq

De entre una gran cantidad de personas dedicadas al noble arte de la demagogia y la impostura, solo unas pocas poseen la estructura mental y el daimon para embestir medios mundiales con la cornamenta epistemológica de la gran charada. Toma galimatías.

1.-Dos serpientes enroscadas en un palo.

Ya es suficientemente antigua la historia de un jesuita ultrareputado, que se marchó de misiones al amazonas y se le dio por perdido en un estuario, cuando bendecía todos aquellos reductores de cabezas con sacramentos omnipotentes. Algunos años después se descubrió que, mimetizado en aquella tribu de salvajes, no solo contaba con buena salud y beneplácito de sus cuidadores, sino que había alcanzado puestos de tanta importancia como coadjutor del chamán, e incluso se le consideraba un potencial sucesor al cargo cuando el subsodicho astral-sanador pasase a mejor vida.

Con las fiebres expedicionarias que asolaron aquel medio, el idilio mesiánico del jesuita se vio destruido y bajo el reclamo de la prensa y sus hermanos prometidos en la adoración de S. Ignacio, volvió a nuestras civilizaciones occidentales para una misión evangelizadora aun más necesaria que la de la selva. Se trataba de cambiar el taparabos por un turbante y dedicarse a espiar, para gloria de su orden, las acciones y desacciones que los derviches y otros sufis desarrollaban entre giro y giro.

Dispuesto a recaudar nuevas técnicas de abstraccion, partió andando hacia los orientes de las viejas leyendas, en busca de autenticismo y nuevos estuarios en los que ahogarse supuestamente para la vida pública y sus superiores. Con promesas de redención y viejas figuras de la vida ascética, se vió privado de alimentos y demás nutrientes indispensables quedandose a merced de lo que él llamaba la fuente total del universo. Fue una casualidad que desfallecido tropezara otro trotadesiertos con él y lo recogiera y cuidara como un hijo en uno de esos parajes donde tampoco son bienvenidos los occidentales con sus camaras ni los nationalgeographicosos con ropas de color caqui. Estrictamente, este buen samaritano era Mansul Ab-Zaqqaq.

Monasterio de Sumela

Mansul le enseño el idioma para empezar con una montaña de textos exclusivos sobre técnicas meditativas y leyes éticas de primer orden en cuanto a trascendencia se refiere. La fiebre de Mansul por hacer del moribundo un sabio superior crecia con la velocidad que lo hacía la capacidad en cuestión del jesuita desfallecido para con las enseñanzas supuestamente tan complejas y privilegiadas.

Conforme el jesuita se hizo con el idioma, la sorpresa de Mansul fue atroz, al convertirse paulatinamente en alumno de las enseñanzas quel jesuita-chaman le brindaba, todo extraido de cuentos, leyendas y vivencias de la época amazónica del superviviente. Y a base de hordas de paciencia y tranquilidad mutua para aceptar replicas de pensamiento, sus vidas se convirtieron en un idilio dialógico que daría como fruto un nuevo sistema de pensamiento mitad sufi mitad de la tradición chamanica.

2.-Alter-egos.

Algunos años pasaron por alli en Sumela. Inviernos meditativos y sofocantes jornadas estivales de dikes y rosarios de cuentas. Con muy pocas visitas de algunos despistados que andaban buscando aun al kutu con el nombre equivocado y las coordenadas erroneas. Las prácticas chamánicas permitieron que Mansul aguantara ciertas enfermedades de las que tambien se llevan a los seres espirituales, una vez más, sorprendidos de quela ceniza en un supuesto momento, no lo fuera tanto. En fin…

Los viejos medios, que supuestamente llevaron al jesuita a los brazos de Mansul, ahora lo volvían a buscar por entre todas las dunas de oriente y en el equipaje de cada caravana de beduinos. Un mito que ya fue muerto y resucitado ahora parecia vuelto a perderse y la opinion pública buscaba una cuarta venida del más alla. Y los hijos de S. Ignatius más de lo mismo. Por despecho.

Jesuita

Los secretos en los desiertos duran poco y bajo precios y morbos de recompensas por dar con el ditirambo reincidente, es facil que cualquier aldeano le sople a una radio donde se encuentra al-janduli-la-leando cualquier evadido de sus obligaciones. Y de esta forma tan patética es como se despierta la absurda recta final de esta plasta.

Grand Finale

En esta parte de toda buena investigación es cuando todo lo expuesto con cuidado y selccionado con rigor nos expulsa a un vortice de versiones para rematar los clavos del taburete. Y el idilio de dos solitarios misticos es bastante para soltar la imaginación.

Lo más creible es que para cuando quisieron llegar a Sumela en busca del jesuita, este sencillamente no estaba. Así de claro. Les recibió un Mansul que a día de hoy vive y les explicó con todo lujo de detalles y la pena de su corazón, como su compañero de viaje se había marchado una mañana sin decir más a seguir con otro de sus viajes peregrínicos que le acababan dejando siempre medio muerto. Los jesuitas y las prensas del orbe se dieron por satisfechas con aquella aclaración y asumiendo que el jesuita podía haber muerto en cualquier sitio de meditación, o helado en los Himalayas o ahogado pescando hombres.

Mas años más tarde un prometedor estudioso de las migraciones y el trapicheo de santos entre religiones dió con la verdadera respuesta al enigma. Dio con el cuerpo del jesuita. No estaba enterrado ni descompuesto. Estaba vivo y coleando en Sumela y responde al nombre de Mansul Ab-Zaqqaq.

Él fue quien le dijo a los jesuitas que se habia marchado. Porque ocupó el puesto y la persona de Mansul al sacrificar a este. Según le contó, Mansul no aguantaba la vida con aquellos dolores y viendo ambos lo que se les venia encima con la separación, las masas en Sumela y las fotos de los cojones decidieron ayudar a morir a Mansul, incinerarlo y convertirse el jesuita en Mansul.

Esto es todo. En memoria de aquellos del omnea mea mecum porto…


SARABANDE

Domenico Sforza

Cuando, semejantes a bandos guerrilleros, los barrocos recordaron a los veteranos humanistas la caducidad del homine y su vuelta al polvo, un joven erudito abrazafaldas como Domenico no podría jamás haber pasado desapercibido entre la sociedad media. Semanalmente, sus visitas a reputados caballeros, charlas de los clásicos con eminencias urbanitas, anelo de cátedras con artimañas, amores con doncellas serviles y una salud minada por desordenes congénitos en el latir de su corazón fueron parte acuciante de sus ocupaciones de gentilhombre. Digamos que resabiado por sus dotes no tuvo nunca una sola falta de ningun tipo en lo que se refiere a necesidades primarias y vitales. Su vida, por lo que nos contaron durante una dilatada mañana en un seminario, fue un continuo ir y venir que bien podría convertirlo en el embajador de una ociosidad malentendida. Recientes textos nos han lavado las legañas y nos ha posibilitado  “revisar” (no de una manera revisionista) la influencia e importancia de este activista de época.

Cuatro tomos de cartas, tanto privadas como profesionales, dirigidas a este individuo han esfumado las vacaciones de medio departamente de historia causal. Uno de nuestros aventajados compañeros fracasó ya en el último año a la hora de convertir a Domenico en una tesis de pasapuré para que los decanos y momios pudieran masticarla con sus encias. Por suerte para mi compañero Jacinto Santisteban acepté a rescatarlo en su labor de coger aquel fallido estudio y ningunearlo con un contundente proyecto lleno de autoridad y credibilidad.

De esta decisión se extrae todo lo seguidamente expuesto a modo de resumen. Algunos término no tengo intención de aclararlos sobre la marcha, por lo que el profano debe saber que dispone de dos glosarios en la biblioteca del centro de documentación. En caso de considerar el lector algunos pasages anodinos o superfluos, se adjunta en otra guia de lectura la base conceptual a tener minimamente en cuenta.

Günter Humboldt

En la creciente moda de escribir libretos de ópera que barrió la norteitalia de entreguerras, como parte de un pago de alguna petición desorbitada, Günter Humboldt aceptó de los descendientes putativos de Sforza la biblioteca familiar íntegra, a modo de pago al contado de lo adeudado tanto por peticiones bufas como por obras de corte fúnebre para los que iban muriendo de entre ellos por gota e infartos. Humbolt inmediatamente se deshizo de los ejemplares más notables y rentables para recuperar al menos parte de los gastos acarreados por la última composición a espensas de su carrera militar. Entre la mudanza se incluía el mobiliario de la sala, compuesto por varios sillones y mesas y un escritorio con doble fondo en el cajón principal. En el interior se hallaban misivas, notas, desnudos a carboncillo y prendas íntimas de algunas de las más respetables damas de la época.

…no sabeis mi señor que quemazon me abrasa desde ayer cuando me enseñasteis aquella cosa de vos. Todas mis compañeras y doncellas se reian diciendome que de ahí, de esa cosa hubieran de salir todos los presentes, incluso los más bellacos y repujnantes de los mozos de mi señor conde. No quiero ver más tu mano en mal sitio. Que si mi esposo y señor atinase a hocicar en mi profunda feminidad esta noche, que apertura no encontrara el muy desgraciado…”

Baronesa Geyr Schweppenburg

Inmediatamente, todos los detalles de muchos escandalos, como los que actualmente pueblan nuestra sobremesa, se convirtieron en un libreto dividido en nada menos que nueve operas de cuatro actos con contenido no solo burlesco y adúltero, sino explicitamente sexual y pornográfico.

Como suena. Decorados de parajes mitológicos acabarían espiando manifiestas caricias y sudores previas a las penetraciones descritas en el libreto acompañadas de arias majestuosas. confiad en mi. Dejad la perplajidad de lado. Esto no es todo.

Herbert Ilievski

Después de investigaciones en galerias y galerias de dibujos y bocetos y cuadrillos, encontramos la mayoría de las ideas para los decorados. Pero eso no es todo, porque pintarrajeado en el reverso de este cuadro de Herbert I. encontramos reproches sobre las prácticas y ensayos previstos por este director de escena conocedor de los agraviados que decidió que para aumentar la credibilidad del número había que violar varios niños huérfanos de la calle. Quizás sea este el primer M. Jackson de la historia de la música… Günter estaba de acuerdo con su director de escena en absoluto, y entre las orgías de los ensayos se dejaba caer muy a menudo para, decia él, mimetizarse con la obra.

Solo se representó una vez dicen las actas posteriores. Pero estudios recientes demuestran que fue para gozo del papa, quien quizas ayudara a inventar la escena interactiva o la realidad virtual. Tras la función, los más problemáticos fueron detenidos por supuesto intento de robo de propiedades de su santidad. La voz se corrió por toda Europa y una abundante lista de cortesanos y nobles pasaron, pagando precios desorbitados, por aquel patio de butacas bendito de Dios. Hay razones para creer que el santo padre gustaba de disfrutar al menos una función al dia de tan sugerente e inspiradora obra. De ese miserere púbico inmaculado.

Así pues, recopilando unos tres detalles sin más inportancia deducimos que se trata de la primera ópera pornográfica multitemática de la historia de la humanidad. Es un pack lleno de aberraciones para el gusto de cualquiera y para cuya representación siempre se contó con el lleno absoluto.

¿Que tiene esto que ver con el presente?

Hace unos años se levantó un pelín de ruido entre los círculos actuales operísticos al saberse que el score completo de aquella obra estaba rondando en versiones piratas y que algunos grupos más radicales o aburridos lo entendian y veneraban como algún libro de adoración satánica o chorradas de esas.  El revuelo por toda la ópera mundial fue de posicionamiento en negativo ante salpicar el arte y el bel canto con secreciones populacheras y bel jadeo. Estaba claro que las divas del momento actual no tenian ni la intención ni (si se me permite) las cualidades físicas para cantar esos arpégios.

Todo parecía perdido, relegando un manuscrito al ostracismo o vendiéndolo a cualquier productor porno de bajo presupuesto para que hiciera una mierda. Y lo más casposo del asunto es que la ópera en el cine levantaba cabeza gracias a remakes del sempiterno fantasma de la opera. En especial un que contaría con artistas pasados de modilla como B. Lancaster y una joven Teri Polo que quería ver medrar su carrera estancada más que en series no buenas y una portada del PLAYboy.

A raiz de husmear el director en los books de la Polo, se sorprendió de ver que esta actriz no tenía mucho reparo en atraer los contratos a su carrera a base de pezones y caras jashondas. Emocionante. Teri acepta resucitar la obra que conmovió a uno de los padres de su iglesia, pensando engañada por los que la rodeaban y representaban que su desnudo casi perenne en la obra era por exigencias del guion-libreto. Se convenció de la importancia de su papel de receptora de la fecundidad en forma de naturaleza expuesta y con las ingles depiladas.

Puffy nipples Teri

Ella sonriente y convencida de su éxito. Y pobre… !Ay¡ todos los demás estrellos que tenian que ver algo con el proyecto eran conscientes de que lo único de ópera que saldría de allí sería una version para T.V., para todos los públicos y razas, y con al abuelo Lancaster haciendo de paterfamilias del fantasmiko.

Cuando llegaron a la sala y encontrarón a la Polo, totalmente despojada de sus ropajes y practicando su personaje con la “aria di Sodoma senza Lot” tuvieron algunos y algunas más antiguos hasta la vergüenza de querellarse por acoso. Joder…

Como todos sabemos, proyecto nuevamente sepultado bajo el peso de la tele. Una ópera desconocida y maldita que necesitará a este paso otro monseñor o exceléncia que tenga dotes artísticas y sementalescas como para poder catapultar esta saga a donde se merece por su contenido y dar un respiro al anillo wagneriano del eterno retorno.

Traumatizado de ver pechos. Por eso lleva máscara

¿Algo más que añadir?

Realmente no. Solo insistir que el tono absurdo del texto no compromete la autenticidad de lo contado. Es bonito compartir todas aquellas curiosidades históricas que nos han estado esperando solas a que las devolvamos a la vida. Quizá pueda retocarse un poco la parte de Teri. Pero creo que era accesorio.

Gracias Jacinto porque la mitad de este chorrazo-allazgo es tuyo.

Possente, possente Ftha……

PANDEMONIUM

Al Hoperidol

No hace demasiado tiempo desde que los estudios están estragando algunos de los temas que les llueven de nuestras ideas. Realmente todos los músicos destacados o “utilizados” para producir y producir paladas de novedades no se manifiestan en absoluto. Ni van más alla de fichar unas cuantas horas, de no dejar cerumen en los auriculares en las sesiones de verano, de no llegar muy puestos a los stacks, de no toser en los solos de trompeta, de no revelar que en realidad tocaron la bassline de quel otro… Chorradas.

Este ya enterrado ejecutor de guitarra acústica de aquellas de boca ancha fue no solo precursor de la mentalidad y la técnica de Pandemonium, sino que además es su antepasado. Para no darnos nunca demasiadas pistas, en aquellas fiestas o sesions de open mics, P abochornaba nuestra técnica o nuestra manera de hacer esto o aquello en el mástil con recortes y temas en los que seguramente este tipo de la izquierda ya trabajara. Ni más ni menos que Al Hoperidol. Un maravilloso don nadie que rasgó bastantes más tracks pasados a la historia de lo que su furcia guitarra imaginase. Por aquellos tiempos sin mesas de mezclas este antiguo pariente de P. ya era víctima de un sistema de caras bellas, voces sucias y mafias de baratillo. Nacía el estipulado estudio y la producción se alzaba como una responsabilidad artística más alla de las donaciones y mecenas.

Dile al viejo Al que no se le ocurra decir ninguna estupidez a ninguno de esos borrachos asquerosos a los que llama artistas. Si quiere seguir actuando o tocando por aquí, le recomendamos que no haga comentarios de ningún tipo al respecto de lo que ve, hace o toca en nuestros estudios…”

De alguna carta de productores a seguratas.

Yositaka Amato

De P, tengo que decir que sesenta o setenta años después de lo ocurrido arriba, toma el testigo y se convierte en otro de esos inventores de discos desconocido que luego escucha relatos sobre las ideas e innovaciones de los divos fabricados de turno. Su pecado capital es ser parte total de esa fábrica de estrellos y estrellas a cambio de un puñado de mendrugos. Y…¿Cómo nace este estúpido fabricante de idolos? Pues de la misma manera que se prepara un muffin. P no tuvo una formación demasiado clásica que le convirtiera en un tragapartituras soñando con drogas e inprovisaciones. Después de una de cal y otra de arena en lo académinco decide bajo su propia batuta convertir sus vicios ( tocando) en su propio estilo como cualquier inteligente. Con los años, lo que para sus maestros cutres eran errores o formas a olvidar se convierte en la técnica de los dioses para sus alumnos. Alumnos que no tiene porque en el instante en el que se decida a cometer ese error sabe que se dedicará a insultar la técnica y capacidad de innovación de los demás. Tan solo un hombre pudo llegar a ser considerado (no por P) gurú o inspirador constante a través de colaboraciones impulsadas por un trabajo conjunto de meses para alguna banda sonora. Se trata de Yositaka Amato. Uno de esos “ravichankars” exóticos que hacen sonreir a un público embobado y empachado de occidentaleces con un instrumento raro de palo sin barniz y con cuerdas hechas con tripa de dlagon chino en peligro de extinción. El alcohol y las escalas pentatónicas son un nexo estrecho y aterciopelado para dos segundones. Tan presentes pero tan solapados.

Luego de convertirse en un guitarrero que da la vuelta al mundo montado en su guitarra, con el mástil empotrado en el orto de su columna, se transforma en un firmador de papeles sin leer. Un mercenario de estudio, un perseguido un silenciado y un ser humano impedido de parar de hacer lo que hace o de contar lo que sabe. Y claro que suena a película serie b. Pero… precisamente tras de acostumbrarse a animar las hogueras instaladas debajo de bastantes techos acolchados es lo que quería. Descubrir una manera de inventarse a los demás para inventarse a sí mismo. Para ponerse una alfaca oxidada de damocles encima del retrete… Bravo por ti Pandemonium.

Queda decir que con nosotros y especialmente conmigo siempre ha sido como un termómetro lleno de fango. Su llegada a mi vida no fue más que otra de aquellas coincidencias bregadas con ambientes ácidos. Supongo que para todos es divertido y contraproducente el término ACID-JAZZ. Este hombre precursó muchos de los pilares que sostienen esta charangada de la postmodernidad. Un amigo, un petardo, un maestro y un pentagramo celestial para cada una de esas sesiones en las que hemos tocado, reido y masticado cartílagos sinfónicos. Siempre con un nuevo propósito de esturrearnos por sus ineficiencias, esas que le convirtieron en un referente sepultado. Su perpetuo break-out.

Nunca perdonaría que se confiara a la humanidad el secreto de su identidad. Quizas porque no quiere que le persigan y atenten contra el… mas no me resisto como admirador y amigo a dar un par de pistas de aquellos sitios en los que estuvo presente su sonido sin ninguna reseña en el book del album.

Todos conoceis esta historia. En la literatura los llaman negros y en la música los llaman colaboradores o gilipollas. Pero como homenaje les digo a todos los que les suene el timbre de su guitarra que le pregunten al tito Todd Rudgen quien le llevo a la luz. Porque aunque no esté por escrito y solo unas fotos más bien viejas lo acrediten ante un jurado popular, este compañero de viaje toco en lo que se puede escuchar a continuación. Sobrio y melódico convirtiendo un Todd punkarraka en un Todd iluminati.

Porque gracias a ti P., con tus consejos, nuestras sesiones y nuestras charlas, yo tambien vi la luz al escuchar tu guitarra.

P. anda por aquí y en este tema rasga cuerdas para mayor gloria de un Todd Rudgen pseudo-travelo.

Seguro…