Tradicionalista

SARABANDE

Domenico Sforza

Cuando, semejantes a bandos guerrilleros, los barrocos recordaron a los veteranos humanistas la caducidad del homine y su vuelta al polvo, un joven erudito abrazafaldas como Domenico no podría jamás haber pasado desapercibido entre la sociedad media. Semanalmente, sus visitas a reputados caballeros, charlas de los clásicos con eminencias urbanitas, anelo de cátedras con artimañas, amores con doncellas serviles y una salud minada por desordenes congénitos en el latir de su corazón fueron parte acuciante de sus ocupaciones de gentilhombre. Digamos que resabiado por sus dotes no tuvo nunca una sola falta de ningun tipo en lo que se refiere a necesidades primarias y vitales. Su vida, por lo que nos contaron durante una dilatada mañana en un seminario, fue un continuo ir y venir que bien podría convertirlo en el embajador de una ociosidad malentendida. Recientes textos nos han lavado las legañas y nos ha posibilitado  “revisar” (no de una manera revisionista) la influencia e importancia de este activista de época.

Cuatro tomos de cartas, tanto privadas como profesionales, dirigidas a este individuo han esfumado las vacaciones de medio departamente de historia causal. Uno de nuestros aventajados compañeros fracasó ya en el último año a la hora de convertir a Domenico en una tesis de pasapuré para que los decanos y momios pudieran masticarla con sus encias. Por suerte para mi compañero Jacinto Santisteban acepté a rescatarlo en su labor de coger aquel fallido estudio y ningunearlo con un contundente proyecto lleno de autoridad y credibilidad.

De esta decisión se extrae todo lo seguidamente expuesto a modo de resumen. Algunos término no tengo intención de aclararlos sobre la marcha, por lo que el profano debe saber que dispone de dos glosarios en la biblioteca del centro de documentación. En caso de considerar el lector algunos pasages anodinos o superfluos, se adjunta en otra guia de lectura la base conceptual a tener minimamente en cuenta.

Günter Humboldt

En la creciente moda de escribir libretos de ópera que barrió la norteitalia de entreguerras, como parte de un pago de alguna petición desorbitada, Günter Humboldt aceptó de los descendientes putativos de Sforza la biblioteca familiar íntegra, a modo de pago al contado de lo adeudado tanto por peticiones bufas como por obras de corte fúnebre para los que iban muriendo de entre ellos por gota e infartos. Humbolt inmediatamente se deshizo de los ejemplares más notables y rentables para recuperar al menos parte de los gastos acarreados por la última composición a espensas de su carrera militar. Entre la mudanza se incluía el mobiliario de la sala, compuesto por varios sillones y mesas y un escritorio con doble fondo en el cajón principal. En el interior se hallaban misivas, notas, desnudos a carboncillo y prendas íntimas de algunas de las más respetables damas de la época.

…no sabeis mi señor que quemazon me abrasa desde ayer cuando me enseñasteis aquella cosa de vos. Todas mis compañeras y doncellas se reian diciendome que de ahí, de esa cosa hubieran de salir todos los presentes, incluso los más bellacos y repujnantes de los mozos de mi señor conde. No quiero ver más tu mano en mal sitio. Que si mi esposo y señor atinase a hocicar en mi profunda feminidad esta noche, que apertura no encontrara el muy desgraciado…”

Baronesa Geyr Schweppenburg

Inmediatamente, todos los detalles de muchos escandalos, como los que actualmente pueblan nuestra sobremesa, se convirtieron en un libreto dividido en nada menos que nueve operas de cuatro actos con contenido no solo burlesco y adúltero, sino explicitamente sexual y pornográfico.

Como suena. Decorados de parajes mitológicos acabarían espiando manifiestas caricias y sudores previas a las penetraciones descritas en el libreto acompañadas de arias majestuosas. confiad en mi. Dejad la perplajidad de lado. Esto no es todo.

Herbert Ilievski

Después de investigaciones en galerias y galerias de dibujos y bocetos y cuadrillos, encontramos la mayoría de las ideas para los decorados. Pero eso no es todo, porque pintarrajeado en el reverso de este cuadro de Herbert I. encontramos reproches sobre las prácticas y ensayos previstos por este director de escena conocedor de los agraviados que decidió que para aumentar la credibilidad del número había que violar varios niños huérfanos de la calle. Quizás sea este el primer M. Jackson de la historia de la música… Günter estaba de acuerdo con su director de escena en absoluto, y entre las orgías de los ensayos se dejaba caer muy a menudo para, decia él, mimetizarse con la obra.

Solo se representó una vez dicen las actas posteriores. Pero estudios recientes demuestran que fue para gozo del papa, quien quizas ayudara a inventar la escena interactiva o la realidad virtual. Tras la función, los más problemáticos fueron detenidos por supuesto intento de robo de propiedades de su santidad. La voz se corrió por toda Europa y una abundante lista de cortesanos y nobles pasaron, pagando precios desorbitados, por aquel patio de butacas bendito de Dios. Hay razones para creer que el santo padre gustaba de disfrutar al menos una función al dia de tan sugerente e inspiradora obra. De ese miserere púbico inmaculado.

Así pues, recopilando unos tres detalles sin más inportancia deducimos que se trata de la primera ópera pornográfica multitemática de la historia de la humanidad. Es un pack lleno de aberraciones para el gusto de cualquiera y para cuya representación siempre se contó con el lleno absoluto.

¿Que tiene esto que ver con el presente?

Hace unos años se levantó un pelín de ruido entre los círculos actuales operísticos al saberse que el score completo de aquella obra estaba rondando en versiones piratas y que algunos grupos más radicales o aburridos lo entendian y veneraban como algún libro de adoración satánica o chorradas de esas.  El revuelo por toda la ópera mundial fue de posicionamiento en negativo ante salpicar el arte y el bel canto con secreciones populacheras y bel jadeo. Estaba claro que las divas del momento actual no tenian ni la intención ni (si se me permite) las cualidades físicas para cantar esos arpégios.

Todo parecía perdido, relegando un manuscrito al ostracismo o vendiéndolo a cualquier productor porno de bajo presupuesto para que hiciera una mierda. Y lo más casposo del asunto es que la ópera en el cine levantaba cabeza gracias a remakes del sempiterno fantasma de la opera. En especial un que contaría con artistas pasados de modilla como B. Lancaster y una joven Teri Polo que quería ver medrar su carrera estancada más que en series no buenas y una portada del PLAYboy.

A raiz de husmear el director en los books de la Polo, se sorprendió de ver que esta actriz no tenía mucho reparo en atraer los contratos a su carrera a base de pezones y caras jashondas. Emocionante. Teri acepta resucitar la obra que conmovió a uno de los padres de su iglesia, pensando engañada por los que la rodeaban y representaban que su desnudo casi perenne en la obra era por exigencias del guion-libreto. Se convenció de la importancia de su papel de receptora de la fecundidad en forma de naturaleza expuesta y con las ingles depiladas.

Puffy nipples Teri

Ella sonriente y convencida de su éxito. Y pobre… !Ay¡ todos los demás estrellos que tenian que ver algo con el proyecto eran conscientes de que lo único de ópera que saldría de allí sería una version para T.V., para todos los públicos y razas, y con al abuelo Lancaster haciendo de paterfamilias del fantasmiko.

Cuando llegaron a la sala y encontrarón a la Polo, totalmente despojada de sus ropajes y practicando su personaje con la “aria di Sodoma senza Lot” tuvieron algunos y algunas más antiguos hasta la vergüenza de querellarse por acoso. Joder…

Como todos sabemos, proyecto nuevamente sepultado bajo el peso de la tele. Una ópera desconocida y maldita que necesitará a este paso otro monseñor o exceléncia que tenga dotes artísticas y sementalescas como para poder catapultar esta saga a donde se merece por su contenido y dar un respiro al anillo wagneriano del eterno retorno.

Traumatizado de ver pechos. Por eso lleva máscara

¿Algo más que añadir?

Realmente no. Solo insistir que el tono absurdo del texto no compromete la autenticidad de lo contado. Es bonito compartir todas aquellas curiosidades históricas que nos han estado esperando solas a que las devolvamos a la vida. Quizá pueda retocarse un poco la parte de Teri. Pero creo que era accesorio.

Gracias Jacinto porque la mitad de este chorrazo-allazgo es tuyo.

Possente, possente Ftha……


PANDEMONIUM

Al Hoperidol

No hace demasiado tiempo desde que los estudios están estragando algunos de los temas que les llueven de nuestras ideas. Realmente todos los músicos destacados o “utilizados” para producir y producir paladas de novedades no se manifiestan en absoluto. Ni van más alla de fichar unas cuantas horas, de no dejar cerumen en los auriculares en las sesiones de verano, de no llegar muy puestos a los stacks, de no toser en los solos de trompeta, de no revelar que en realidad tocaron la bassline de quel otro… Chorradas.

Este ya enterrado ejecutor de guitarra acústica de aquellas de boca ancha fue no solo precursor de la mentalidad y la técnica de Pandemonium, sino que además es su antepasado. Para no darnos nunca demasiadas pistas, en aquellas fiestas o sesions de open mics, P abochornaba nuestra técnica o nuestra manera de hacer esto o aquello en el mástil con recortes y temas en los que seguramente este tipo de la izquierda ya trabajara. Ni más ni menos que Al Hoperidol. Un maravilloso don nadie que rasgó bastantes más tracks pasados a la historia de lo que su furcia guitarra imaginase. Por aquellos tiempos sin mesas de mezclas este antiguo pariente de P. ya era víctima de un sistema de caras bellas, voces sucias y mafias de baratillo. Nacía el estipulado estudio y la producción se alzaba como una responsabilidad artística más alla de las donaciones y mecenas.

Dile al viejo Al que no se le ocurra decir ninguna estupidez a ninguno de esos borrachos asquerosos a los que llama artistas. Si quiere seguir actuando o tocando por aquí, le recomendamos que no haga comentarios de ningún tipo al respecto de lo que ve, hace o toca en nuestros estudios…”

De alguna carta de productores a seguratas.

Yositaka Amato

De P, tengo que decir que sesenta o setenta años después de lo ocurrido arriba, toma el testigo y se convierte en otro de esos inventores de discos desconocido que luego escucha relatos sobre las ideas e innovaciones de los divos fabricados de turno. Su pecado capital es ser parte total de esa fábrica de estrellos y estrellas a cambio de un puñado de mendrugos. Y…¿Cómo nace este estúpido fabricante de idolos? Pues de la misma manera que se prepara un muffin. P no tuvo una formación demasiado clásica que le convirtiera en un tragapartituras soñando con drogas e inprovisaciones. Después de una de cal y otra de arena en lo académinco decide bajo su propia batuta convertir sus vicios ( tocando) en su propio estilo como cualquier inteligente. Con los años, lo que para sus maestros cutres eran errores o formas a olvidar se convierte en la técnica de los dioses para sus alumnos. Alumnos que no tiene porque en el instante en el que se decida a cometer ese error sabe que se dedicará a insultar la técnica y capacidad de innovación de los demás. Tan solo un hombre pudo llegar a ser considerado (no por P) gurú o inspirador constante a través de colaboraciones impulsadas por un trabajo conjunto de meses para alguna banda sonora. Se trata de Yositaka Amato. Uno de esos “ravichankars” exóticos que hacen sonreir a un público embobado y empachado de occidentaleces con un instrumento raro de palo sin barniz y con cuerdas hechas con tripa de dlagon chino en peligro de extinción. El alcohol y las escalas pentatónicas son un nexo estrecho y aterciopelado para dos segundones. Tan presentes pero tan solapados.

Luego de convertirse en un guitarrero que da la vuelta al mundo montado en su guitarra, con el mástil empotrado en el orto de su columna, se transforma en un firmador de papeles sin leer. Un mercenario de estudio, un perseguido un silenciado y un ser humano impedido de parar de hacer lo que hace o de contar lo que sabe. Y claro que suena a película serie b. Pero… precisamente tras de acostumbrarse a animar las hogueras instaladas debajo de bastantes techos acolchados es lo que quería. Descubrir una manera de inventarse a los demás para inventarse a sí mismo. Para ponerse una alfaca oxidada de damocles encima del retrete… Bravo por ti Pandemonium.

Queda decir que con nosotros y especialmente conmigo siempre ha sido como un termómetro lleno de fango. Su llegada a mi vida no fue más que otra de aquellas coincidencias bregadas con ambientes ácidos. Supongo que para todos es divertido y contraproducente el término ACID-JAZZ. Este hombre precursó muchos de los pilares que sostienen esta charangada de la postmodernidad. Un amigo, un petardo, un maestro y un pentagramo celestial para cada una de esas sesiones en las que hemos tocado, reido y masticado cartílagos sinfónicos. Siempre con un nuevo propósito de esturrearnos por sus ineficiencias, esas que le convirtieron en un referente sepultado. Su perpetuo break-out.

Nunca perdonaría que se confiara a la humanidad el secreto de su identidad. Quizas porque no quiere que le persigan y atenten contra el… mas no me resisto como admirador y amigo a dar un par de pistas de aquellos sitios en los que estuvo presente su sonido sin ninguna reseña en el book del album.

Todos conoceis esta historia. En la literatura los llaman negros y en la música los llaman colaboradores o gilipollas. Pero como homenaje les digo a todos los que les suene el timbre de su guitarra que le pregunten al tito Todd Rudgen quien le llevo a la luz. Porque aunque no esté por escrito y solo unas fotos más bien viejas lo acrediten ante un jurado popular, este compañero de viaje toco en lo que se puede escuchar a continuación. Sobrio y melódico convirtiendo un Todd punkarraka en un Todd iluminati.

Porque gracias a ti P., con tus consejos, nuestras sesiones y nuestras charlas, yo tambien vi la luz al escuchar tu guitarra.

P. anda por aquí y en este tema rasga cuerdas para mayor gloria de un Todd Rudgen pseudo-travelo.

Seguro…